domingo, 3 de septiembre de 2017

El cuento de la criada – Margaret Atwood



Un regalo de una amiga lectora, un libro del que casi no había oído hablar, solo lo que ella me había contado y del que, desde entonces, he oído hablar mucho. Una distopía, angustiosa como todas, al menos para mí. Todas las que recuerdo haber leído parecen contar hechos futuros, lejanos, difíciles de ver a nuestro alrededor y, sin embargo, esos hechos están ya aquí en tantas ocasiones. 

Así nos cuenta la autora sus dudas y como se forjó la novela en una introducción muy ilustrativa.

En 1984, la premisa principal parecía-incluso a mí- más bien excesiva. ¿Iba a ser capaz de convencer a los lectores de que en Estados Unidos se había producido un golpe de estado que había transformado la democracia liberal existente hasta entonces en una dictadura teocrática que se lo tomaba todo al pie de la letra?

Y si, nos convence, al menos a mi, no es tan difícil que se llegue a producir esta situación. Quizás en algunos países es más difícil un golpe de estado “clásico”, aunque en la novela el golpe de estado es lo de menos, ni siquiera me lo había planteado de no ser por lo que nos cuenta la autora, lo llamativo es como está estructurada la sociedad y de ello tenemos algunos ejemplos reales bastante cercanos. No se podía confiar en la frase “Esto aquí no puede pasar”. En determinadas circunstancias puede pasar cualquier cosa, en cualquier lugar. Y, más aún, cuando pasa con el beneplácito de bastantes, sin darnos cuenta, incluso pensando que es por nuestro bien.
En esta sociedad que nos muestra la novela, la procreación es la protagonista. Todo está preparado para que los niños lleguen. Y curiosamente es una novela en la que solo hay adultos, aunque alguna referencia a niños hay, esto ayuda mucho a esa sensación agobiante de las novelas distópicas, una sociedad distinta en la que posiblemente a nadie nos gustaría vivir, con clases muy establecidas y en las que es imposible cambiar tu situación predeterminada. Comandantes, esposas, criadas, tías, guardianes… protección o exilio. ¿A nadie nos gustaría? Como también comenta la autora Una de mis normas consistía en no incluir en el libro ningún suceso que no hubiera ocurrido ya… y la historia ¿no está condenada a repetirse? No estamos tan lejos de lo que aquí nos cuentan, ¿a qué no estamos dispuestos por algunos deseos? Con solo cambiar la forma de llamarlo…
Una novela con un ritmo lento, fundamental para la historia que cuenta, una novela escrita en los años 80 que no ha perdido nada de su actualidad, al contrario cada vez va siendo más cercana, que deja frentes abiertos y que debería hacernos reflexionar.

8 comentarios:

  1. No tiene mala pinta. Seguiré leyendo reseñas para ver si me decido. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya nos contarás si finalmente te decides. Hay también una serie que yo todavía no he visto pero creo que está muy conseguida. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Ya te dije que a mí me impactó desde el prólogo. Sobre todo que Atwood dijera que no quería contar nada que no hubiese ocurrido ya. Y vaya si lo consigue. También disfruté mucho, después, la evolución de Defred, el modo en que de forma inevitable va rompiendo con todo. Es increíble que algo así se escribiera en los ochenta.
    Me alegro muchísimo de que te haya gustado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no suelo leer los prólogos, en esta ocasión me alegro de haber hecho una excepción. A mi también me llamó la atención el personaje de Defred, sobre todo porque tenemos el antes, a través de sus recuerdos, el durante y el después inmediato. Es curioso como nos adaptamos a las circunstancias en ocasiones y como tomamos decisiones.
      Espero que la serie también me guste, seguro que si.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Lo que más me ha impresionado es como la autora consigue trasmitir la tensión en escenas realmente impactantes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué razón tienes! Y también la lentitud, que creo que es importante para lo que plasma el libro. Saludos.

      Eliminar
  4. Me encanta leer, ahora con menos tiempo que antes, pero gracias a los amigos bloggueros me entero de nuevos lanzamientos y me pongo al dia.
    Un gusto descubrir tu espacio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adriana, un plcer que pases por aquí. Se disfruta mucho leyendo, pero también conpartiendo. Saludos

      Eliminar